PABLO NERUDA

   Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca, no arriesga vestir un color nuevo, quien hace de la televisión su guía. Quien evita una pasión, quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida huir de los consejos sensatos. Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en si mismo.


Ricardo Ruiz de la Sierra

RESPUESTA AL BOLUDO** DE NERUDA

Vive intensamente en la “feliz cotidianeidad”* el que da importancia a las cosas sencillas de cada día, jamás cae en la esclavitud del hábito si tiene inquietud por aprender y aunque repita todos los días el mismo trayecto observa que cada mañana la naturaleza, como él mismo, es distinta y la mira con ojos nuevos. Vive en la “bendita rutina” el que se arriesga las veces que sean a cambiar de marca y de color del vestido porque él es transparente, no necesita un disfraz ni una careta y sabe que el mejor maquillaje es una sonrisa. Vive el que apaga la tele, en vez de contemplar cómo viven otros. Vive con verdad quien se juega cada día todo lo que cree que “es” porque puede ser el último. Vive en la “venturosa desilusión”* quien convive y sabe evitar una “pasión ilusoria” que puede costarle el “amor verdadero” por el que ha decidido arriesgar y no escatima esfuerzos en el difícil “deseo de durar”* en pareja. Vive con sabiduría quien nunca arriesga lo que voluntariamente ha elegido por lo incierto en pos de un sueño porque nos despertamos y no nos reconocemos. Vive quien siempre se pone nuevas metas, quien no se resigna al desamor, quien elige por si mismo después de aconsejar y escuchar todos los consejos, sensatos o insensatos.

vive intensamente

Muere lentamente quien no viaja a su interior ni encuentra gracia en si mismo o al corazoncito recóndito de los demás y no evoluciona hacia la fraternidad. Muere quien no escucha la melodía del silencio y no se pregunta aunque no sepa leer, quien tiene demasiadas certezas o respuestas al misterio de nuestra vida o no se deja sorprender por ella, muere quien no se embriaga de vez en cuando para escapar de la severa realidad. Muere quien siempre obedece las señales y las leyes, quien siempre es puntual, quien no perdona ni pide perdón, quien no se siente culpable de nada, quien no madura hacia la comprensión, muere quien no acepta la incertidumbre de la vida y quien no tiene miedo a veces ni da gracias a un Logos que no comprende.

*del filósofo francés A. Compte

** en sentido cariñoso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.